Actividades, Desarrollo Infantil, Educación Infantil

Bolsas sensoriales

¡Hola a todos!

Hoy os traigo una entrada sobre las bolsas sensoriales. ¿No has oído hablar de ellas? Se trata de unas bolsas transparentes con cierre zip (bolsas de congelar) con diversos materiales dentro de ellas que permiten a los niños manipularlas y divertirse mientras exploran texturas diferentes, temperaturas, colores,… hay un sin fin de posibilidades.

Este juego tiene grandes beneficios, no solo a nivel sensorial, también desarrollando la creatividad, la atención y les ayuda a relajarse y según la edad podemos ir adaptándolo.

Os pongo a continuación algunos ejemplos que he realizado:

Las bolsas 1 y 2 llevan aceite corporal de bebé, colorante alimentario y un poco de agua (en este orden).

La bolsita 3 está rellena con gomina, colorante alimentario y gomillas pequeñas (de las de trencitas).

La bolsa 4 lleva unas bolitas blandas de color verde de un ambientador y un poco de aceite corporal de bebé. Esta bolsa además, trabaja el olfato con el olor del ambientador.

Por último, la bolsa 5 lleva gomina, colorante alimentario y pegatinas de animalitos. Con esta bolsa trabajamos los animales o los elementos que utilicéis y podemos ir formando una historia con ellos.

Como he dicho antes, las posibilidades son infinitas:

  • Echarle purpurina, así la mezcla será más llamativa.
  • Hacer una mezcla de 1 taza de agua, 1/2 taza de maicena y 4 cucharadas de azúcar y hacer una pasta espesa con colorante, donde los niños al apretar con la palma de la mano o con los dedos se quede la forma.
  • Trabajar las temperaturas metiendo las bolsitas en el frigorífico.
  • Meter piezas de colores y gomina. En la bolsa dibujar cuadrados con los diferentes colores de las piezas y que ellos las vayan empujando con los deditos hasta meterlos en el cuadrado del color correspondiente.
  • Espuma de afeitar y colorante.
  • Arena de la playa y conchas.

Con un poco de imaginación pueden salir bolsas muy llamativas y estimulantes.

Como recomendación, os diría que selléis el zip de la bolsita de congelación con cinta aislante por ejemplo, para impedir que se abra y puedan salirse los ingredientes, sobre todo en el caso del aceite corporal. Yo finalmente opté por sellar el zip con cinta aislante y meterla en otra bolsa de congelación más grande poniéndole silicona en el zip. Así me aseguré de que no se abriría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s