Lactancia

Mitos de la lactancia Vol. I

¡Bienvenidos de nuevo!

Como comenté por Instagram, cada mes voy a recopilar los mitos de la lactancia semanales que hago por las redes sociales y en caso necesario ampliaré algunas cosas. Pues bien, después de reunir los cuatro primeros mitos y de que hayan pasado las Navidades, retomamos el blog y las redes sociales con más ganas que nunca.

¡Empezamos!

Hay que dar el pecho cada 3 horas y 10 minutos cada uno

Esta indicación es totalmente errónea y se sigue dando en consultas de pediatría, de matronas e incluso en la planta de maternidad con el bebé recibido nacido. Bien, vayamos por partes:

Cada 3 horas”: La lactancia, ya sea materna o artificial, debe ser a demanda. El estómago del bebé los primeros días y semanas es muy pequeño por lo que toma muy poca cantidad de leche. Además la leche materna se digiere muy fácilmente y en unos 45 minutos ha hecho la digestión. Por esto los bebés necesitan comer poca cantidad en cada toma pero muchas veces al día.
¿Qué pasa si no le damos hasta las 3 horas? Seguramente el bebé llore y esté inquieto y sea difícil calmarlo, la madre recibe comentarios del tipo “ese niño se queda con hambre”, “tu leche no alimenta”… y se meta un suplemento de leche artificial entorpeciendo la lactancia por malas recomendaciones.
Además, lanzo una pregunta: si hace muchos miles de años no había relojes ni leche artificial y solo se daba lactancia materna, ¿cómo lo hacían?.

Por otro lado, “10 minutos cada pecho”: como anteriormente dije, la lactancia debe ser a demanda, pero no solo cuando el bebé quiera, sino también el tiempo que quiera. La leche materna cambia de composición durante la toma. La leche inicial, es más ligera y rica en agua y lactosa. Esta leche sirve principalmente para calmar la sed del bebé (otros de los motivos por los que la lactancia debe ser a demanda, puede que no quiera comer pero tenga sed). La leche conocida como “del final” es más densa y es rica en grasas, por lo tanto es saciante. Es preferible que solo tome un pecho y llegue esa leche del final a que tome de los dos durante 10 minutos cada uno y solo tome esa leche “ligera”.

En Instagram dejé una foto donde se ve la diferencia entre estas dos leches, puedes verla aquí.

Que tu lactancia sea exitosa depende del tipo de parto, de la forma de tus pezones y del tamaño de tu pecho.

Quizás hayas oído que una mujer no puedo dar de mamar porque tuvo una cesárea. Bien, el mecanismo por el cual se desencadena la subida de la leche o bajada de la leche (según el país) se produce cuando la placenta se separa del útero. Esto se produce en todos los nacimientos. Lo que si debemos tener en cuenta es la separación tras el parto ya que la primera hora de vida es la más importante, aunque no decisiva, para tener una lactancia exitosa.

Por otro lado, la forma de los pezones y el tamaño del pecho tampoco es indicativo de que una lactancia pueda ir bien o mal. Debemos saber que la leche materna sale por el pezón, no del pezón. En el mundo hay infinidad de pezones diferentes y la gran mayoría son aptos para dar de mamar a tu hijo, el bebé se adaptará a su forma y conseguirá mamar de forma exitosa.
Con respecto al tamaño, habrás escuchado, o escucharás, “no pude darle el pecho porque los tengo muy pequeños, o demasiado grandes, o…”. Te diré que salvo contadas ocasiones, por ejemplo que una mujer tenga el pecho hipoplásico, el tamaño de tu pecho no va a intervenir en tener una lactancia de éxito.

Si necesitas tomas algún medicamento debes abandonar la lactancia.

Este mito sigue en pie por el desconocimiento que hay sobre el tema en el ámbito sanitario.
La gran mayoría de medicamentos son compatibles son la lactancia. Entonces, ¿por qué en los prospectos de los medicamentos ponen que no son compatibles? Realmente no es que no sea compatible, es que a la farmacéutica le cuesta dinero investigar, por lo tanto poniendo que no es compatible se cura en salud y de paso se ahorra el dinero de la investigación.
Si tienes alguna duda simplemente consulta en la web www.e-lactancia.org, se trata de una web totalmente fiable llevaba a cabo con médicos implicados con la lactancia, donde además de medicamentos encontrarás información sobre infusiones, tatuajes, alcohol, depilación láser,…
Recuerda que no debes renunciar a dar el pecho por tener que tomar un antibiótico u otro medicamento.

Si estoy enferma no puedo amamantar a mi bebé.

La mayoría de procesos infecciosos leves (catarros, gripe, gastroenteritis,…) tienen un periodo de incubación asintomáticos pero ya contagiosas durante ese periodo. El bebé ya ha estado en contacto con el virus por lo que separarlo de la madre y/o destetar es totalmente innecesario y contraproducente ya que la leche le proporcionará los anticuerpos que genera la madre para luchar contra esa enfermedad protegiéndolo.
Hacer una mención al VIH, que si se transmite por la leche materna.

A partir del año, la leche materna ya no alimenta.

La leche materna alimenta desde el nacimiento hasta el final de la lactancia, ya sea a los 3, 9 o 24 meses.
La leche materna va cambiando su composición nutricional conforme el bebé va creciendo, adaptándose a sus necesidades.
Y no, no se convierte en “aguachirri”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s